Proyecto de Comunicación: S-2285/18: SOLICITANDO INFORMES SOBRE DIVERSOS PUNTOS RELACIONADOS CON LA ENAJENACIÓN DE LAS ACCIONES DEL ESTADO NACIONAL EN TRANSENER.

Detalle del proyecto:

Fecha: 04/07/2018

El mercado eléctrico argentino se encuentra dividido en tres sectores fundamentales: generación, transporte y distribución. Los mismos se encuentran notoriamente diferenciados a fin de garantizar la transparencia en su desarrollo.
TRANSENER es la columna vertebral del sistema de transporte y por ende de todo el sistema eléctrico nacional. Transporta el 65% de toda la energía que consume el país. 

El Estado posee en TRANSENER, por medio de ENARSA, 50% de las acciones de la sociedad controlante: CITELEC. El otro 50% está en manos de Pampa Energía. El 48% restante se reparte entre el Fondo de Garantía de la ANSES (con 19%), inversores privados y accionistas independientes.

Mediante Decreto 882/2017 el Poder Ejecutivo instruyó al MINISTERIO DE ENERGÍA Y MINERÍA para que fusione a ENERGÍA ARGENTINA SOCIEDAD ANÓNIMA (ENARSA) y EMPRENDIMIENTOS ENERGÉTICOS BINACIONALES SOCIEDAD ANÓNIMA (EBISA), en INTEGRACIÓN ENERGÉTICA ARGENTINA S.A. a partir de la que ésta tendrá a su cargo la comercialización de la energía eléctrica proveniente de los aprovechamientos binacionales e interconexiones internacionales.

Mediante el art. 6° se instruyó para que INTEGRACIÓN ENERGÉTICA ARGENTINA S.A. proceda a la venta de ENARSA en COMPAÑÍA INVERSORA DE TRANSMISIÓN ELÉCTRICA CITELEC SOCIEDAD ANÓNIMA cuyo monto se estima en la suma de PESOS VEINTICUATRO MILLONES DOSCIENTOS MIL ($24.200.000).

Tal decisión generó sorpresa y desazón, inclusive en el propio arco político del gobierno, con una carta de la Unión Cívica Radical que se hiciera pública, y que fuera respondida por el entonces Ministro  Aranguren, fundamentando la misma en una “oportunidad de negocio”, sin considerar que nos encontramos frente a un servicio público esencial y estratégico.
 
Ya conocemos los resultados de la privatización total del transporte de electricidad en los años noventa, política que impidiera la expansión del sistema. No debemos olvidar que se trata de una actividad monopólica que resulta estratégica para las economías regionales, y de vital importancia para las Pymes de nuestro país. 

DESCARGAR PROYECTO