Proyecto de Declaración: S-2694/17: REPUDIANDO EL DESALOJO Y REPRESION QUE SUFRIERON LOS TRABAJADORES DE LA EMPRESA PEPSICO, UBICADA EN LA LOCALIDAD DE FLORIDA, PROV. DE BS. AS

Detalle del proyecto:

Fecha: 13/07/2017

En el día de la fecha hemos sido testigos de una nueva represión perpetrada contra la clase trabajadora.

En esta oportunidad, el grupo de trabajadores violentados por las fuerzas represivas de éste gobierno fueron los trabajadores de la fábrica de Florida de la multinacional PepsiCo. Los mismos mantienen desde fines de junio un plan de lucha en defensa de sus puestos de trabajo, ya que fueron despedidos en circunstancias poco claras: la empresa solicitó un procedimiento preventivo de crisis y antes de su apertura decidió cerrar la fábrica, comunicando a los empleados el cese de actividades a través de un cartel colgado en el ingreso a la fábrica, solicitando que se comuniquen para acordar las indemnizaciones.

En una carta enviada días atrás a la Gobernadora María Eugenia Vidal, las trabajadoras de la fábrica en cuestión manifestaron: “Nos dirigimos a usted debido a la difícil situación que estamos pasando y que seguro conoce. La empresa PepsiCo, que factura miles de millones de pesos en la Argentina y el mundo, nos dejó en la calle de un día para el otro. (…)Por eso emprendimos una pelea de la que estamos muy orgullosas como mujeres y trabajadoras. Queremos y necesitamos nuestros puestos de trabajo. Pero una jueza y un fiscal en vez de procesar a los gerentes que cometieron el delito de lock out cerrando la fábrica ilegalmente, nos quiere mandar a la Policía Bonaerense para sacarnos de la fábrica donde estamos cuidando nuestros puestos de trabajo. (…)Le pedimos que no lo haga, que no permita que la Bonaerense, sobre la cual usted es responsable, nos golpee y nos desaloje violentamente. Esperamos, al revés, que haga lo que sea necesario para que no se pierdan estos puestos de trabajo, para que la empresa abandone la ilegalidad y nos reincorpore para poder volver a tener nuestro trabajo y los ingresos mínimos con los que sostenemos a nuestras familias.”

La respuesta fue la que vimos el día de hoy. Lamentablemente no nos resulta extraño ni nos ha tomado por sorpresa porque no es la primera vez que éste gobierno responde con tamaña violencia a los reclamos de los trabajadores.

No estamos en presencia de un Estado ausente, como suele sostenerse en muchas ocasiones. Por el contrario, tenemos un Estado, conducido por un gobierno que se hace presente con sus fuerzas represivas; un gobierno que desprecia a la clase trabajadora y defiende los intereses de las empresas más poderosas.

Este modelo económico no es posible sin represión. El ajuste sobre la clase trabajadora implica necesariamente el disciplinamiento y la sumisión de la misma, la criminalización de todas las formas de protesta.

Ese es el objetivo, y el megaoperativo desatado hoy en PepsiCo es un mensaje que el gobierno pretende enviar a la clase trabajadora para seguir avasallando sus derechos, para avanzar con la flexibilización laboral.

Un gobierno que permite a las empresas despedir centenares de empleados de un día para el otro dejando a cientos de familias argentinas en la calle totalmente desprotegidas, materializando las condiciones para profundizar un modelo de ajuste, flexibilización y opresión, ése es el verdadero desamparo laboral. 

DESCARGAR PROYECTO