Proyecto de Ley: S-2417/16: CREANDO EL "FORO PERMANENTE DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES", EN EL ÁMBITO DEL CONSEJO FEDERAL DE NIÑEZ, ADOLESCENCIA Y FAMILIA DE LA NACIÓN.

Detalle del proyecto:

Fecha: 29/06/2016

La Ley Nº 23.849 aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño la que establece el principio del Derecho del Niño a Ser Escuchado en la Parte 1, artículo 12:

“1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

2. Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.”

Posteriormente el Comité de los Derechos del Niño en la Observación General sobre este artículo, realizada en 2009, analiza y aclara este principio:

“III. EL DERECHO A SER ESCUCHADO COMO DERECHO DE CADA NIÑO Y COMO DERECHO DE LOS GRUPOS DE NIÑOS

9. La observación general está estructurada de acuerdo con la distinción que hace el Comité entre el derecho a ser escuchado de cada niño individualmente y el derecho a ser escuchado aplicable a un grupo de niños (por ejemplo, los alumnos de una clase, los niños de un barrio o de un país, los niños con discapacidades o las niñas). La distinción es pertinente porque la Convención estipula que los Estados partes deben garantizar el derecho del niño a ser escuchado en función de la edad y madurez del niño (véase a continuación el análisis jurídico de los párrafos 1 y 2 del artículo 12).

10. Las condiciones de edad y madurez pueden evaluarse cuando se escuche a un niño individualmente y también cuando un grupo de niños decida expresar sus opiniones. La tarea de evaluar la edad y la madurez de un niño se ve facilitada cuando el grupo de que se trate forma parte de una estructura duradera, como una familia, una clase escolar o el conjunto de los residentes de un barrio en particular, pero resulta más difícil cuando los niños se expresan colectivamente. Aunque se encuentren con dificultades para evaluar la edad y la madurez, los Estados partes deben considerar a los niños como un grupo que debe ser escuchado, por lo que el Comité recomienda enérgicamente que los Estados partes hagan el máximo esfuerzo por escuchar a los niños que se expresan colectivamente o recabar sus opiniones.

11. Los Estados partes deben alentar al niño a que se forme una opinión libre y ofrecer un entorno que permita al niño ejercer su derecho a ser escuchado.

12. Las opiniones expresadas por niños pueden aportar perspectivas y experiencias útiles, por lo que deben tenerse en consideración al adoptar decisiones, formular políticas y preparar leyes o medidas, así como al realizar labores de evaluación.

13. Esos procesos se denominan habitualmente participación. El ejercicio del derecho del niño o los niños a ser escuchados es un elemento fundamental de esos procesos. El concepto de participación pone de relieve que incluir a los niños no debe ser solamente un acto momentáneo, sino el punto de partida para un intenso intercambio de pareceres entre niños y adultos sobre la elaboración de políticas, programas y medidas en todos los contextos pertinentes de la vida de los niños.”

 

En consonancia con este principio de la Convención, el nuevo código Civil y Comercial, sancionado por ley N° 26994 en 2 014 y puesto en vigencia en agosto de 2015, en el Libro Primero – Parte General- Título I – Persona humana, artículo 26, establece:

“La persona menor de edad ejerce sus derechos a través de sus representantes legales.

No obstante, la que cuenta con edad y grado de madurez suficiente puede ejercer por sí los actos que le son permitidos por el ordenamiento jurídico. En situaciones de conflicto de intereses con sus representantes legales, puede intervenir con asistencia letrada. La persona menor de edad tiene derecho a ser oída en todo proceso judicial que le concierne así como a participar en las decisiones sobre su persona (…)”.

 

Por otra parte, La Ley Nacional 26061, sancionada en 2005, en su Capítulo II, art. 45, crea el Consejo Federal de Protección Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes. Todas las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires han adherido a esta ley, sancionándose en cada jurisdicción una ley propia que incluye también la creación de un Consejo.

Cada una, siguiendo el modelo de la Ley Nacional y tratando de avanzar en la consolidación de un sistema de protección, ha creado su consejo con criterios propios. La provincia de La Pampa, en enero de 2013 sancionó la Ley 2703 por la cual crea el Consejo Provincial de Niñez y Adolescencia. Al proponer la integración de este consejo la ley consideró este principio establecido por la Convención de los Derechos del Niño, y reconocido en el art. 24 de la Ley 26061, que expresa:

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a:

a) Participar y expresar libremente su opinión en los asuntos que les conciernan y en aquellos que tengan interés;

b) Que sus opiniones sean tenidas en cuenta conforme a su madurez y desarrollo.”

 

Siguiendo este principio, en su artículo 12 establece la composición del Consejo Provincial de la Niñez y la Adolescencia, instituyendo mediante el inciso f) la representación real de “Las Niñas, los Niños y las/los Adolescentes quienes deberán tener doce años como mínimo y tener residencia en la provincia. La reglamentación determinará el mecanismo de designación;”

Este inciso ha sido reglamentado por el Gobierno de La Pampa, según el Decreto 853/13 el que establece en su art. 4to.: “Los representantes de la niñez y adolescencia serán elegidos por el sistema de voto consultivo. A ese efecto el Ministerio de Bienestar Social en Coordinación con el Ministerio de Cultura y Educación, promoverán la difusión, participación y debate que permita a las niñas, niños y adolescentes establecer el proceso electivo, previendo la mayor representación geográfica provincial.”

Consecuentemente con estas disposiciones, en el año 2014, los Ministerios de Desarrollo Social y de Cultura y Educación de la Provincia implementaron la elección de representantes en todas las escuelas de la provincia. Las escuelas se encuentran agrupadas en siete regiones y se eligieron a través del voto un representante por región. Los jóvenes representantes terminan su mandato en el mes de octubre de 2016 por lo que actualmente se encuentran otra vez en vías de una nueva elección.

Tanto el proceso de elección como el de gestión de la representación, implican un verdadero aprendizaje basado en la experiencia del ejercicio y defensa de los derechos, de modo tal que las nuevas generaciones se involucren cada vez más como plenos sujetos de derecho y reales protagonistas de sus propias transformaciones.

Existen ciertas experiencias lúdicas como “El Senado de los Chicos” que les ofrece a los niños la posibilidad de ser “senador por un día” y que resulta un antecedente interesante para que los niños se interioricen acerca de sus derechos y comprendan el funcionamiento de los órganos representativos. A su vez, demuestran la seriedad con que son capaces de asumir el rol de la representación en el juego del  “como si”, sabiendo que serán escuchados y que sus decisiones tendrán algún efecto.

El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación promociona el concurso “Nuestro Lugar”, en el cual participan adolescentes que proponen y desarrollan proyectos sociales con la asistencia del Ministerio. Estas experiencias ponen en evidencia sus habilidades para proyectar y ejecutar acciones en pos de valores solidarios.

Al mismo tiempo, la incorporación de los niños, niñas y adolescentes al Consejo Provincial de los Derechos del Niño de la Provincia de La Pampa se observa como la concreción institucional del reconocimiento al derecho a ser escuchados, a partir de haber creado un espacio de apropiación responsable para el ejercicio de sus derechos.

De este modo se constituye en un antecedente que se suma a las experiencias realizadas por UNICEF a nivel internacional como el Primer Foro de la Infancia, realizado en Nueva York en el año 2002 donde 154 países fueron representados por 404 niños, y también el “Foro Mundial del Agua de los Niños” realizado en México en el año 2006, durante la clausura del IV Foro Mundial del Agua.

Ante las enfatizadas recomendaciones del Comité de los Derechos del niño de la ONU, con respecto al Derecho del Niño a Ser Escuchado, es necesario que avancemos creando e institucionalizando nuevas instancias a nivel municipal, provincial y nacional para que los niños, niñas y adolescentes se expresen, aportando su visión sobre temas que ellos mismos consideren importantes y que, al mismo tiempo, los adultos nos preparemos para escuchar sus opiniones y dialogar con ellos, en especial quienes asumimos responsabilidades como funcionarios y representantes.

DESCARGAR PROYECTO

FECHA DE SANCION: 02-11-2016