SENADORES PAMPEANOS EXPRESARON SU RECHAZO POR LA APROBACIÓN PRESIDENCIAL DE PORTEZUELO

Norma Durango y Daniel Lovera manifestaron su preocupación por el laudo presidencial que autoriza avanzar con la licitación de la obra hidroeléctrica en Mendoza. “Un desmanejo podría causar un verdadero desastre ambiental”, advirtieron.

SENADORES PAMPEANOS EXPRESARON SU RECHAZO POR LA APROBACIÓN PRESIDENCIAL DE PORTEZUELO

Los senadores por La Pampa Norma Durango y Daniel Lovera manifestaron su “profunda preocupación y rechazo” por la decisión del presidente Mauricio Macri que autoriza a avanzar con la licitación para concretar la obra hidroeléctrica “Portezuelo del Viento”, por parte de la provincia de Mendoza.

“Rechazamos esta decisión del titular del Poder Ejecutivo que es a todas luces perjudicial para nuestra provincia ya que se realiza sin contar con el estudio de impacto ambiental que Portezuelo tendrá sobre toda la cuenca del Río Colorado”. Advirtieron sobre las “terribles consecuencias” que traerá aparejada la obra en La Pampa y las demás provincias ribereñas.

Durango y Lovera sostienen que la argumentación planteada en el Consejo de Gobierno del COIRCO, organismo que cuenta con el respaldo técnico y la expresión de expertos, respecto del impacto de la obra, “no ha sido considerada, ni tampoco se arbitraron los medios para debatir y decidir en el seno de dicho organismo”.

Para los legisladores, un manejo “unilateral e ineficaz” de la cuenca por parte de la provincia de Mendoza “causará un verdadero desastre ambiental”, y que “nada de estole importó al presidente Macri”.

“Pedimos una vez más que se garantice el derecho humano al agua. Pedimos que el presidente revea su decisión y contemple las necesidades y derechos de la provincia de La Pampa. Le pedimos a Macri que sea ecuánime, imparcial y objetivo”, expresaron los senadores.

Y concluyeron destacando que desde el Senado de la Nación apoyarán las medidas que el gobierno pampeano decida encarar “para frenar este atropello, que deja a los pampeanos como ciudadanos de segunda, a quienes se les desconocen sus derechos y se condena injusta y arbitrariamente a la desertificación y la sed”