PORTEZUELO: DURANGO Y LOVERA SUMARON A DOS SENADORAS RIONEGRINAS PARA RECHAZAR LA OBRA

Los senadores Norma Durango y Daniel Lovera, junto a sus pares nacionales de Río Negro, Magdalena Odarda y Silvina García Larraburu, elaboraron un documento donde rechazaron el manejo de la Represa Hidroeléctrica Portezuelo del Viento quede en manos de Mendoza.
Los senadores de ambas provincias firmaron un documento rechazando la forma en la cual será construida y administrada la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento. También objetan la falta de un estudio de impacto ambiental serio.

PORTEZUELO: DURANGO Y LOVERA SUMARON A DOS SENADORAS RIONEGRINAS PARA RECHAZAR LA OBRA

El documento textualmente dice lo siguiente:

Los abajo firmantes, Senadoras y Senadores de provincias patagónicas, Norma Durango, Daniel Lovera, María Magdalena Odarda y Silvina García Larraburu, rechazamos la forma en la cual será construida y administrada la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento, en razón de ser violatoria de la normativa medioambiental y del uso compartido de los recursos hídricos interprovinciales, plasmada en la Constitución Nacional y, en particular, en la Ley Nº 25.688.

Objetamos la falta de un estudio de impacto ambiental serio y objetivo sobre toda la cuenca que debiera respaldar el avance de esta obra.

Reclamamos que la regulación, el justo aprovechamiento y distribución de las aguas del Río Colorado esté en manos de COIRCO, Comité Interjurisdiccional integrado por las provincias de la Cuenca y el Gobierno Nacional.

Es nuestro deber como legisladores y legisladoras alzar la voz en defensa de los intereses de nuestras provincias ante la construcción de esta obra que pone en riesgo el abastecimiento de agua tanto para consumo humano como para la producción, y que, manejada en forma unilateral, arbitraria y no consensuada provocará un desastre ambiental en todas las provincias integrantes de la Cuenca del Río Colorado, a excepción claro está, de Mendoza.

Deviene imperioso reafirmar, como ya se ha hecho en otros ámbitos, incluso en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que lo que discutimos aquí son violaciones de Derechos Humanos.

La desertificación debe ser entendida también como una violación al derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras, derecho consagrado en el artículo 41 de nuestra Carta Magna.

Resulta ineludible abordar el conflicto desde una perspectiva integral de cuenca hídrica.

Celebramos y acompañamos la organización de esta Jornada de vital importancia para la concientización e información acerca de los irreversibles perjuicios que Portezuelo del Viento tendrá en nuestra región.

Es imprescindible que funcionarios, organizaciones no gubernamentales, productores, y la población en su conjunto, tomemos protagonismo en la lucha por los intereses ambientales que serán fuertemente vulnerados por la represa proyectada.

¡Reafirmamos nuestro compromiso en la defensa de nuestros ríos, luchando juntos por nuestro derecho al agua