LOVERA Y DURANGO, CLAVES PARA NOMBRAR A ROSATTI Y ROSENKRANTZ EN LA CORTE SUPREMA

El gobierno nacional va tras los votos de Norma Durango y Daniel Lovera, para conseguir el número necesario y poder aprobar los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz como jueces para la Corte Suprema de Justicia.
A días de la sesión convocada para tratar los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para la Corte Suprema, desde el macrismo creen estar a no más de 3 o 4 votos de los 48 necesarios para avalar los pliegos, que insiste en tratar el miércoles 15 de junio.

LOVERA Y DURANGO, CLAVES PARA NOMBRAR A ROSATTI Y ROSENKRANTZ EN LA CORTE SUPREMA

El tema se analizó el 31 de mayo en el Senado en una cumbre entre la vicepresidenta Gabriela Michetti y el jefe de los senadores peronistas, Miguel Angel Pichetto. El peronista blanqueó que le faltan tres o cuatro votos para garantizar junto a Cambiemos los 48 senadores necesarios para aprobar los pliegos.

 

Entre quienes son necesarios convencer, se encuentra “los dos senadores del difícil gobernador de La Pampa, Carlos Verna y una senadora del sanjuanino Sergio Uñac”, según consignó el portal La Política Online.

 

La y el senador pampeano serán claves para que el gobierno nacional pueda imponer a sus candidatos para la Corte Suprema. “Lovera fue el autor del proyecto para impedir despidos que finalmente se sancionó, pese a la rabia de Macri, quien pretende calmar a su jefe con el acuerdo por la coparticipación. Federico Pinedo y Michetti todavía no consiguen confirmar su ayuda y en la Casa Rosada hablan de adelantarle parte de esa recomposición de coparticipación prevista para este año. No altera el balance anual y permite el triunfo parlamentario más esperado. Si Verna se entera, tal vez reclame otra cosa. Como casi siempre”, indicaron desde el portal.

 

Otro de los votos necesarios es el de la senadora sanjuanina Marina Riofrío, que aunque en papeles es leal a José Luis Gioja y mantiene buen trato con las cristinistas y no se decide a apagarles el teléfono.

 

Riofrío abogó porque uno de los candidatos fueran mujeres, pero no fue escuchada. “Los últimos dos pliegos que envió Cristina eran hombres y no dijimos nada”, manifestó la senadora.

 

Pero Riofrío es una senadora temperamental: le gritó a Pichetto en plena sesión, cuando el rionegrino quiso frenar una rebelión contra el pliego de Miguel del Sel como embajador de Panamá, que casi deja al cómico en su casa de Santa Fe.

 

Asistió a la reunión de Cristina Kirchner en el Instituto Patria, pero ni bien llegó le recriminó la derrota de Daniel Scioli. “La elección se perdió en octubre y yo no participé de la campaña”, se atajó la ex presidenta.