LAS TRES REPRESAS QUE PREOCUPAN A LA PAMPA

El Gobierno de Mauricio Macri tiene seis grandes represas hidroeléctricas en carpeta para poner en marcha. Tres de ellas preocupan, y mucho, al Gobierno de La Pampa. Es que, de concretarse, menguarán aún más el caudal de los ríos que llegan a la provincia.

Actualmente hay seis grandes proyectos hídricos que toman forma y que concentran los desvelos de los planificadores del Gobierno. Con diferentes grados de avance, un puñado de proyectos empezarán a ser noticia en los próximos meses, publicó el diario La Nación, en un artículo firmado por Diego Cabot.

LAS TRES REPRESAS QUE PREOCUPAN A LA PAMPA

"Estamos trabajando en un conjunto de obras de infraestructura clave para el desarrollo del país y sus regiones. Muchas de esta obras han sido postergadas por años y algunas ya están en licitación", dijo Pablo Bereciartua, un ingeniero que estaba en la Universidad de Yale, Estados Unidos, que desde diciembre es el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación.

Las grandes represas están divididas en dos grandes ministerios. Las que son puramente energéticas, como las sureñas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, están en la órbita de Juan José Aranguren y su Ministerio de Energía. Las que tienen algún tipo de aprovechamiento del agua, sea para riego o para contener inundaciones, por caso, las maneja Bereciartua desde el Ministerio del Interior y Obras Públicas.

Las represan son la Kirchner y Cepernic (Santa Cruz), Chihuidos (Neuquén), Potrero del Clavillo (Tucumán y Catamarca), Los Blancos (Mendoza), Portezuelo del Viento (Mendoza) y El Tambolar (San Juan). Las últimas tres son las que preocupan a los pampeanos.

El Tambolar se construirá sobre el río San Juan, que es el río más caudaloso de la cuenca Desaguadero–Salado–Chalideuvú, lo que significará la desaparición definitiva del Salado en territorio pampeano.

Por su parte, Los Blancos se proyecta sobre el río Tunuyán. Es uno de los tributarios del Salado.

A su vez, Portezuelo del Viento se hará sobre el Grande, el principal tributario del río Colorado.

La Pampa está pidiendo la conformación de un comité de cuenca para que se haga un uso compartido de las obras. Sin embargo, hasta el momento no ha sido escuchada y ha tenido que recurrir a reclamos judiciales.

En el caso de Portezuelo, aún no hizo reclamos judiciales. Pero ya advirtió que, si se desconoce la ley, presentará un amparo para frenar las obras.

El Tambolar

-San Juan

-Ministerio del Interior y Obras Públicas

-Potencia: 70 MW

-Inversión: US$ 1000 millones

Tiene gran capacidad de manejo del agua para riego. La financiará el banco chino Eximbank

Está en San Juan y por estos días se firmaría el financiamiento por alrededor de 1000 millones con el Eximbank de China. Es una presa multipropósito, ya que cuenta con posibilidades de tener un manejo del agua para riego.


Portezuelo del Viento

-Mendoza

-Ministerio del Interior

-Potencia: 210 MW

-Inversión: US$ 800 millones

Es un proyecto parado desde 2006. Tiene posibilidades de riego y tiene interés para La Pampa

Queda en el sur de Mendoza, sobre el río Grande. Es una obra de interés histórico de la provincia y formó parte del acuerdo entre el ex gobernador Julio Cobos y el ex presidente Néstor Kirchner para sumarse a la oxidada transversalidad kirchnerista. Se firmaron los papeles en 2006, pero jamás se avanzó después de que el ex vicepresidente fuera confinado a una Siberia política tras el voto no positivo. En un mes habrá novedades con las licitaciones para el proyecto.

Los Blancos
-Mendoza

-Ministerio del Interior y Obras Públicas

-Potencia: 320 MW

-Inversión: US$ 950 millones

La adjudicó Cristina Kirchner, pero nunca se inició. El Gobierno quiere volver a reactivarla

Una de las obras más anunciadas del kirchnerismo y que jamás se realizó. La presa está en Mendoza y está adjudicada desde 2012 a un consorcio formado por las constructoras José Cartellone Construcciones Civiles y la brasileña OAS Limitada. Pero no sólo se trabó por falta de dinero, sino por varias impugnaciones que presentaron los competidores.

Ahora el Gobierno quiere reflotar aquel expediente trunco, pero aún no está claro si el camino es una nueva licitación o no.

FUENTE: Diario Textual