“ES IMPENSABLE GOBERNAR DESPRECIANDO EL BIENESTAR DE LA GENTE"

Después de la reunión de los legisladores nacionales con el gobernador Verna, el senador Daniel Lovera habló sobre su voto con respecto al presupuesto nacional 2019.

“ES IMPENSABLE GOBERNAR DESPRECIANDO EL BIENESTAR DE LA GENTE

 

¿Cómo analiza la reunión con el gobernador y cuáles fueron las conclusiones?
Además de la información que nosotros manejamos de la esfera nacional, el ministro Franco nos dio hoy un pormenorizado informe de los impactos provinciales. Sabemos que nuestra provincia siempre ha trabajado con mucha autonomía y una profunda convicción federal, de hecho, el gobernador impulsó en su primer período la ley de descentralización que hoy le permite independencia de recursos a los municipios. En este contexto sabemos lo que como  peronistas vamos a respaldar. No vamos a votar absolutamente nada que perjudique a las provincias ni que impacte en el bolsillo de los trabajadores de una manera tan negativa como podemos prever en la conformación del presupuesto nacional del año que viene.


¿El impacto sobre el bolsillo de la gente tiene que ver con el acuerdo con el FMI?
Sí. Con el acuerdo con el FMI y con una forma de gestionar. Hoy estamos en un país conducido por empresarios que ven la realidad desde el gerenciamiento. Hay una diferencia fundamental entre gobernar y gerenciar; el que gerencia, no considera el valor humano de la sociedad, y para nosotros, desde el peronismo, es impensable gobernar despreciando el bienestar de la gente.

¿Y qué esperan que ocurra con el presupuesto?
Antes de que se apruebe el presupuesto que nos ponen a consideración es preferible seguir gestionando con el de 2018. El impacto del ajuste es transversal: educación, salud, seguridad, recreación, trabajo, consumo… No hay un área del Estado que se salve. El único que siempre queda fuera de estas acciones de retracción es el que podemos llamar “mercado del lujo”, ahí nunca impactan estas medidas económicas que hacen que el pueblo trabajador la pase tremendamente mal. Y sabemos que los pobres y la clase media trabajadora siempre han sido y son los motores genuinos de la economía. Este es el fin de una ecuación que nos confirma que no se puede hacer crecer a un país a costa del desprecio por las necesidades de su pueblo.

¿Cómo ve esta situación en el espectro comercial?
La recesión vino para quedarse. La clase media trabajadora y las clases menos pudientes en general terminan siendo las más castigadas porque están siendo usadas como variable de ajuste. Y aunque podemos achacar esto a la insensibilidad social de un gobierno es aún más grave. Esto no es solo insensibilidad, es también desprecio; porque se está ignorando a la sociedad, se están abandonando los principios humanistas para reducir a las personas a una variable numérica en una tabla estadística.

¿La Pampa puede soportar esta embestida?
La Pampa va a resistir esta embestida porque es una de las provincias que, desde los principios ideológicos del peronismo, siempre construyó un Estado sólido y ordenado, pero el daño estructural nos va a resentir en el crecimiento como a las demás, con la ventaja de no contar con deuda y de tener una economía organizada con una administración muy cuidadosa. La Pampa está preparada para situaciones adversas y aun así es una de las que más fuerte alza la voz de alerta. No me imagino cómo va a resultar el impacto en otras latitudes de nuestro país que tienen una dependencia estricta con el Estado nacional.