EL PJ TRATARÁ LOS PLIEGOS DE LA CORTE PERO CONDICIONA SU APROBACIÓN

En una reunión que mantuvo con el Gobierno junto a otros bloques dijo que facilitará el trámite de las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz; pide fondos para la provincias como compensación.

EL PJ TRATARÁ LOS PLIEGOS DE LA CORTE PERO CONDICIONA SU APROBACIÓN

Fue una primera reunión formal en la que primó la cautela y una cuidada estrategia política del peronismo en su relación con Mauricio Macri. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, recibió ayer a los jefes de bloque de las principales bancadas de la Cámara alta y le dio un lugar especial al Frente para la Victoria, que aportó tres legisladores, con Miguel Pichetto a la cabeza. En un clima cordial, el peronismo en el Senado condicionó el apoyo a los dos candidatos propuestos por el Gobierno para la Corte Suprema a que la Casa Rosada dé pasos concretos en el envío de fondos para las provincias, la prenda de cambio con la que jugarán hasta la tercera semana de marzo, cuando recién podría llegar el tema al recinto.


El Frente para la Victoria se comprometió ante Peña y la vicepresidenta, Gabriela Michetti, a darles ingreso formal a los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz cuando hoy se reúnan en sesión extraordinaria. Votarán así a favor de levantar las candidaturas de los juristas que había enviado Cristina Kirchner antes de dejar la Casa Rosada.

"Vamos a darles ingreso a los pliegos porque es una facultad constitucional del Presidente", apuntó Pichetto antes del encuentro, apenas llegó a Balcarce 50 junto al senador formoseño José Mayans y la sanjuanina Marina Riofrío.


"No dimos ningún acuerdo de aprobar nada. Hay que construir mayorías. La aprobación será una decisión del pleno del cuerpo", se atajó Mayans.

El bloque del Frente para la Victoria en el Senado no quiso comprometer públicamente el voto a favor de Rosatti y Rosenkrantz aunque en el Gobierno descuentan que contarán con el apoyo de la bancada mayoritaria. "No habríamos avanzado si no teníamos ya un guiño", se sinceró un integrante del gabinete. 

 

La estrategia del bloque comandado por Pichetto fue evitar anticipar una postura a cambio de que el Gobierno avance en el corto plazo en señales hacia las provincias. Concretamente, lo que pidieron fue la restitución del 15% de los recursos coparticipables que retiene la Nación y que, antes de irse, Cristina Kirchner había devuelto tras un fallo de la Corte que benefició a San Luis, Santa Fe y Córdoba. Macri derogó aquel decreto, lo que genero la reacción de los gobernadores. Además, exigen que la Casa Rosada concrete la promesa de reactivar la obra pública ya comprometida en los presupuestos de 2015 y 2016.

Del lado del Gobierno creen tener cerrado un acuerdo y celebraron el comienzo formal del diálogo. "Hubo varios senadores que plantearon que van a dar quórum", festejó Peña en una conferencia de prensa que compartió con Michetti.

La reunión comenzó a las 17. El primero en tomar la palabra fue Pichetto, que les recordó a los funcionarios, incluido el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que participó del encuentro, que Macri había intentado nombrar a los dos jueces por decreto. El jefe de Gabinete lo dejó pasar, dando cuenta de que reconocía como un error político haber intentado avanzar sin consenso. Siguió Mayans, que planteó el reclamo de fondos. "Debe haber un sendero de recuperación fiscal para las provincias y una reanudación de las obras", apuntó.

En conferencia, Peña no quiso admitir que el Gobierno no piensa dar marcha atrás con la anulación del decreto que devolvía el 15%, pero lo sugirió. "Ellos son conscientes de que la situación fiscal es delicada", aportó.

Otro de los que habló durante la reunión fue Fernando "Pino" Solanas, que aprovechó para reprochar la política de endeudamiento. "Yo dije que me parecía grave haber canjeado letras intransferibles por 10.000 millones de dólares para convertirlos en bonos por decreto. No se puede entrar en un endeudamiento y menos por decretazo", advirtió a LA NACION tras la reunión.

Reclamó además que el Gobierno deje de subsidiar a las empresas petroleras, pero él también comprometió el quórum y celebró el gesto de recibirlos. "Fue una reunión muy amable y franca donde primó el espíritu de diálogo", abundó.

El encuentro fue en el despacho del jefe de Gabinete. Macri, que a esa hora recibía a Rafael Nadal, pasó a saludar, pero no se quedó. Estaban Ángel Rozas (UCR), Magdalena Odarda (Frente Progresista), Daniel Lovera (Peronismo Pampeano), Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) y la jefa del bloque de Pro, Laura Rodríguez Machado. La sorpresa fue el faltazo de Adolfo Rodríguez Saá.

Según contaron tanto Peña como Michetti, no se habló de la posibilidad de ampliar la cantidad de miembros de la Corte y entre los proyectos legislativos que enviará el Gobierno para este año destacaron la reforma política, una ley de acceso a la información, la lucha contra el narcotráfico y proyectos de temas ambientales, a pedido de "Pino" Solanas.

FUENTE: La Nación