DANIEL LOVERA: "ES IMPORTANTE QUE MACRI SEPA QUE LA PAMPA ESTÁ EN ARGENTINA"

Después de la sesión especial que se llevó acabo hoy en el Senado de la Nación, el senador Daniel Lovera analizó los aspectos centrales de la problemática de las inundaciones que pusieron en jaque a varias zonas del territorio provincial.

DANIEL LOVERA:

“Los cambios climáticos están desafiando toda previsión que pueda hacerse para resolver los problemas ambientales que hoy se traducen en inundaciones y de los que, nuestra provincia, ha sido una de las principales víctimas”, comentó Lovera.

"En función de lo que representa el tema para todo el país -reflexionó-, es necesario entender que la creación de un Ministerio de Medio Ambiente, en estas circunstancias, no puede representar la aparición de un “raviol” más -al decir del presidente Macri- para llenar con empleados o militantes la estructura del Estado nacional. El trabajo en la previsión y el desarrollo de la conciencia ambiental es clave”.

A la consulta sobre el desempeño del Ministerio Nacional que se ocupa del área, Lovera dijo: “el Ministerio de Medio Ambiente debe ser, hoy, una herramienta central de gestión. Y se hace imprescindible interpretar cada problema vinculado a la inestabilidad climática a partir del conocimiento profesional y la experiencia técnica. No es necesario aludir a la deslucida gestión del ministro a cargo para entender que, para el Ejecutivo Nacional, no aparece como prioridad la atención de las causas que están devastando buena parte del territorio argentino”.

“Sergio Bergman no ha sido más que un triste showman -continuó- que se ha paseado por los medios buscando avales públicos para legitimar su lugar en el Gobierno. Sergio Bergman no sabe. A Sergio Bergman no le importa. Y mientras, los argentinos estamos de agua hasta el cuello en nuestros hogares. La Pampa también es Argentina. Y tenemos que recurrir, necesariamente, a la negociación con el Gobierno Nacional para provocar soluciones que nos permitan, por un lado, atender la emergencia y, por el otro, encarar las obras que van a mitigar consecuencias futuras de un desastre ya previsible”.

Y marcó especialmente las condiciones que impusieron a La Pampa estas inundaciones: “la descarga de este último diluvio colapsó los sistemas de desagüe y nos volvió a alertar sobre la administración de los recursos hídricos, para atender las consecuencias del desborde de los ríos con un criterio compartido en los organismos de cuenca. Tal como está ocurriendo ahora a partir de una incansable gestión de nuestro gobernador, Carlos Verna, con los integrantes de la cuenca del río V. Las provincias condóminas están trabajando en acuerdos que, si se empiezan a concretar las obras que deben financiarse desde Nación, podrán establecerse las previsiones que permitan evitar que La Pampa siga siendo la zona de sacrificio por antonomasia”.

“Ya somos zona de sacrificio por el robo del Atuel por parte de Mendoza, esperamos llegar a tiempo para que no nos despojen del derecho a las obras que eviten las inundaciones del río V, y que podamos encontrar inteligencia institucional para que la obra Portezuelo del Viento no termine secando también el río Colorado. Esto representaría otra catástrofe ambiental y un nuevo despojo de los derechos naturales de nuestros pueblos”, redondeó el senador pampeano.

Y volviendo a las inundaciones del noreste provincial, en la zona del río V, explicó: “debemos valorar el trabajo de Carlos Verna en un proyecto de manejo del exceso de agua por las lluvias estacionales con el Instituto Danés de Hidráulica en su primera gestión (2003-2007). Este proyecto, que se conoce como “Obra de los Daneses”, fue previsto en tres etapas, pero llegó a construirse solo la primera. La licitación de la segunda etapa se cayó por la falta del aporte de fondos que le correspondían al Gobierno Nacional. Ahora esperamos que pueda reiniciarse el trabajo en virtud del desastre actual en la zona, ya que representa una posibilidad de solución concreta, además de para La Pampa, para Córdoba y para Buenos Aires”.

Y con respecto a las perspectivas para este año comentó: “hemos visto en el Presupuesto 2017 que están contempladas las etapas que faltan de la obra, para que en el Bajo Bárbulo, en cercanías de Quemú Quemú, el agua que inunda el norte pampeano durante los ciclos lluviosos como el actual, sea contenida. La segunda etapa consiste en una nueva presa para generar otro embalse, ubicado en el paraje “La Puma”, en el cruce de las rutas provinciales 6 y 3, cerca de la estación Trilí. De este modo, uno de los canales colectará el agua de la zona y la llevará hasta un embalse en Monte Nievas. De concretarse el proyecto tal como fue pensado originalmente, el agua no seguirá su pendiente natural hacia la provincia de Buenos Aires, sino que se la embalsará en una zona de depresión del suelo en La Pampa. Claramente, esta obra va a mejorar la situación problemática común de las provincias condóminas más comprometidas (especialmente Buenos Aires).

Sumado al problema conocido sobre el meridiano quinto, también está en situación de emergencia la ciudad de Santa Rosa. El Gobierno Provincial ha trabajado en un plan de obras de mitigación que viene llevando adelante para la Capital pampeana, pero necesita, con celeridad, los aportes comprometidos de parte de Nación. Misma situación que se repite con otras localidades, que todavía están, en muchos casos, esperando fondos nacionales para paliar las consecuencias de los incendios del verano.

En función de esto, el senador Lovera comentó: “el Ejecutivo pampeano siempre ha estado en cada localidad, en cada problema de los pueblos de la Provincia con una mirada federal que impone un trabajo cuidadoso de descentralización, esperamos que el Gobierno Nacional también esté, porque necesitamos recordar que La Pampa, también está en Argentina.